lunes, 4 de enero de 2016

Cómo aplicar el corrector


Vamos a profundizar un poco en el tema del corrector, que nos ayuda a cubrir y difuminar las ojeras, bolsas e imperfecciones de la piel.

Corregir las ojeras.
Para disimular esos antiestéticos cercos oscuros que se forman bajo los ojos llamados ojeras es importante no sólo dar con los productos adecuados sino también la forma de aplicarlos.
La zona del contorno es una piel mucho más fina y delicada que la del resto del rostro, en la que se forman arruguitas fruto del paso del tiempo, la fatiga y otros muchos factores. Es por ello que debemos tener cuidado al maquillarla para no acentuarlas.

Hay que tener claro que el corrector no es lo mismo que el iluminador. El primero corrige y cubre las imperfecciones; el segundo potencia las zonas más bonitas del rostro.

Lo primero es decidir que tipo de corrector nos conviene utilizar según sea nuestro tipo de piel y nuestra edad. Los hay en crema, en barra, fluidos....
Lo ideal es que sea hidratante y de larga duración.

-En barra o en lápiz: son los menos usados. De textura muy densa, ofrecen una gran cobertura. Son recomendables para pieles jóvenes y grasas. Por ello, si tienes muchas arruguitas olvídate de este tipo y decántate por uno fluido.
-Fluido: es el más fácil de aplicar, aporta gran hidratación, aunque ofrecen una cobertura menor. Son muy apropiados para pieles maduras.
-En crema: es de textura intermedia y de cobertura mayor que los fluidos. Son más adecuados para pieles secas.

El tono debe ser ligeramente más claro que el tono de nuestra piel para evitar el "efecto antifaz" y lograr un resultado natural.

El corrector debe aplicarse antes del maquillaje. Puede aplicarse después aunque en este caso debes saber difuminarlo muy bien para evitar el "efecto mapache".
Es importante usar poco producto, si nos pasamos recargaremos la zona y se marcarán más las arrugas o lineas de expresión.
Podemos aplicarlo con los dedos o con un pincel adecuado para aplicar el corrector. Personalmente me gusta más el acabado utilizando el pincel.
Importante: para un mejor resultado primero debemos preparar la zona aplicándonos un contorno de ojos y crema hidratante.
Este pincel es igual que la brocha para aplicar maquillaje fluido pero de tamaño  más pequeño. Es de pelo sintético y plano.

El truco para evitar que al cubrir la ojera aparezcan más marcadas las lineas de expresión está en la forma de extenderlo. Fíjate en el dibujo:



1. Coge un poquito de producto con el dedo o con el pincel y extiéndelo a trazos cortos verticales desde el lagrimal hacia el exterior justo sobre la ojera, que es la zona más oscura (en el dibujo, flechas en color negro). Personalmente os recomiendo que utilicéis el pincel.
2. Sigue extendiéndolo hacia la parte de abajo (mejilla y hueso del pómulo) formando un triángulo invertido, para que no queden cortes (zona en color azul). Nunca apliques el corrector sólo en la ojera. De esta forma conseguiréis evitar el antiestético "efecto antifaz" que suele quedar al maquillar únicamente la ojera.
3. Sin añadir más producto, con el corrector que ha quedado en el dedo o el pincel, maquilla la parte más cercana a las pestañas inferiores (zona en color verde) también a trazos cortos. De esta forma también quedará difuminada esa zona pero sin marcar de más las arruguitas, cosa que ocurriría sin añadiéramos más cantidad de corrector.
4. Fija a toquecitos muy suaves toda la ojera con la yema del dedo o el pincel y listo.


Corregir imperfecciones y granitos.
No siempre podemos usar el mismo producto para cubrir tanto los granitos como las ojeras. Hay algunas manchas o granitos que no lograrás disimular usando el que utilizas para tapar ojeras. Para estos casos hay correctores de diferentes colores según sea el tipo de imperfección que quieres cubrir. Toma nota:
1. Corrector verde. Sirve para cubrir imperfecciones rojas o rositas como granitos.
2. Corrector amarillo. Sirve para cubrir imperfecciones moradas o violetas, como hematomas y ojeras moradas.
3. Corrector naranja. Cubre ojeras o manchas de tonos azulados o grises.
4. Corrector azul. Muy apropiado para cubrir imperfecciones que tengan un tono anaranjado.
5. Corrector lila. Cubre imperfecciones de color amarillo o marrón como algunas marcas y cicatrices.

Recordad siempre que es mejor aplicar poquito producto e ir añadiendo si se va necesitando.

Espero haberos ayudado.

Os dejo un enlace a otro post relacionado con este tema:

Mi corrector favorito: Mágic Concealer de Helena Rubinstein



¿Te ha gustado? pues suscríbete aquí y cada vez que publique algo nuevo te llegará por email. ¡Es gratis!


Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Siguenos en Blogger

1 comentario:

  1. Súper útil! Nunca se que hacer para no parecer un oso panda cada mañana!!! :-)

    ResponderEliminar