viernes, 15 de enero de 2016

Errores típicos al aplicar el maquillaje y su solución



A todas nos ha pasado: llevas un rato maquillándote, estás a punto de terminar y de repente...¡horror! te has manchado con el rimel, o te has puesto demasiada base, o se te ha ido la mano con el colorete, o...
No te preocupes, puedes arreglarlo sin necesidad de desmaquillarte y volver a empezar con unos sencillos gestos.

1. Manchas de rimel. Estás maquillándote las pestañas con rimel y, sin querer, te has manchado la piel del párpado.
Solución: coge un bastoncillo de los oídos, apóyalo sobre la mancha y, sin apretar, hazlo girar sobre su eje. La mancha desaparecerá.
Si la mancha ya está seca, humedece el bastoncillo en un poquito de desmaquillante (o de agua, si no lo tienes a mano) y repite la operación.

2. Restos de sombra en la zona de la ojera. Te estás maquillando el párpado móvil y cuando terminas, te das cuenta de que tienes la zona del contorno y la mejilla salpicada de polvos de sombra.
Prueba esto: coge una brocha grande, de las de polvos, y pásala suavemente y sin apretar por toda esa zona. Barrerá de la piel todos los restos de sombra .

3. Exceso de sombra. Te has maquillado los ojos y te has pasado con la cantidad de sombra.
No hay problema, sólo tienes que coger una brocha de difuminar limpia y pasarla por la zona en la que quieras menos cantidad de sombra. Difumina bien y el resultado se suavizará.

4. Error con el eyeliner. Te estás delineando el ojo, se te va la mano y...
Para arreglarlo coge un bastoncillo, humedécelo con un poquito de desmaquillante (o con agua en su defecto) y pásalo con suavidad por la zona que quieras reparar.

5. Demasiado colorete. ¿Has puesto demasiado rubor en las mejillas y ahora pareces la hermana de Heidi?
Coge una brocha grande, de las de polvos, y pásala sobre los pómulos con movimientos suaves.
Si has usado un colorete en crema o sigues notando bastante intensidad en el color, aplica con la brocha unos polvos compactos sobre los pómulos. Suavizarás el tono.

6. Exceso en la base de maquillaje. Se te ha ido la mano y te has puesto demasiada cantidad de base de maquillaje.
Prueba a quitar el exceso apretando suavemente sobre la piel con un tisú (¡no arrastres!). Después, rocía el rostro con agua termal para hidratarlo.

7. Pintalabios por fuera del labio. Te estás pintando los labios con un color fuerte, como el rojo, y te sales por fuera.  Si lo retiras con un pañuelo lo más seguro es que no se te quite del todo y la piel te quede rosada.
Mejor coge un bastoncillo, humedécelo con desmaquillante y pásalo con suavidad por la zona manchada.

8. Dientes manchados de pintalabios. Si suele pasarte esto cuando llevas pintados los labios, toma nota:
Chúpate el pulgar como si fueras un bebé y saca el dedo. Verás que te ha quedado un anillo de pintalabios en él. Ese exceso que acabas de retirar es el que manchaba siempre tus dientes. Con este gesto ya no volverá a pasarte.

Y listo.... ¡simplemente perfectas!



¿Te ha gustado? pues suscríbete aquí y cada vez que publique algo nuevo te llegará por email. ¡Es gratis!


Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Siguenos en Blogger

No hay comentarios:

Publicar un comentario