jueves, 4 de febrero de 2016

Cuidados básicos para tener una piel bonita y cuidada


Tener una piel cuidada, tersa e hidratada no es algo dificil de conseguir. Una buena rutina de cuidados de la piel puede retrasar las señales naturales del envejecimiento y prevenir los problemas típicos de la misma, tales como la descamación, eczemas, etc.
Basta con acostumbrarnos a seguir unos hábitos de forma constante para notar una piel más saludable y bonita.

1. Limpieza e hidratación diaria de la piel.

Este paso es muy importante. Debemos habituarnos a limpiar la piel del rostro y el cuello tanto por la mañana como por la noche, todos los días.
De esta forma mantendremos los poros limpios y preparados para recibir la hidratación.
Según sea nuestro tipo de piel tendremos que utilizar diferentes productos.

Pieles grasas. Se caracterizan por ser pieles brillantes en todo el rostro. Los poros están dilatados y la piel es más gruesa.
Limpieza:
En estas pieles las glándulas sebáceas producen sebo de forma excesiva. Por ello, deben incluir en su rutina de limpieza productos que se aclaren con agua, tipo geles o espumas.
Se humedece la cara, se aplica el producto emulsionando con movimientos circulares y se aclara con agua.
Después es recomendable utilizar un tónico astringente para eliminar el exceso de grasa.
Hidratación:
Es recomendable en estas pieles utilizar cosméticos de texturas muy ligeras con elementos seborreguladores y matificantes. Van muy bien las cremas oil free y contorno de ojos en gel para activar la circulación y que no aporten más grasa a la piel.

Pieles mixtas. Se caracteriza por tener la zona T (frente, nariz y barbilla) grasa y con brillos, mientras que las mejillas y el contorno de los ojos son secas.
Limpieza:
Para este tipo de pieles son ideales los geles faciales. Se humedece la cara, se aplica el producto emulsionando con movimientos circulares y se aclara con agua.
Después conviene aplicar un tónico adecuado.
Hidratación:
Debemos elegir contorno de ojos y cremas específicas para pieles mixtas. En el mercado encontraremos una amplia variedad de productos.

Pieles secas. Son aquellas en las que se siente tirantez, con tendencia a la sequedad  y áspera en algunas zonas.
Limpieza:
En este tipo de pieles es mejor no utilizar agua, por lo que debemos evitar los jabones. Para la limpieza de la piel van muy bien las leches o aceites limpiadores, y tónico libre de alcohol para pieles sensibles con contenido de agentes hidratantes.
Hidratación:
En las pieles secas las glándulas sebaceas producen menos cantidad de sebo por lo que estan más desprotegidas. Factores externos como el sol, la contaminación, el viento... les afectan de forma especial.
Conviene utilizar tratamientos que nutran e hidraten la piel, cremas hidratantes específicas para pieles secas con factor de protección solar.
Para pieles secas prueba también el aceite de rosa de mosqueta, hidrata la piel sin engrasarla.

2. Beber un litro y medio de agua al día.

La hidratación del cuerpo se refleja en el brillo y la suavidad de la piel. Beber agua elimina toxinas, mantiene nuestro cuerpo saludable y hace que la piel se vea radiante.

3. Dormir 8 horas diarias.

Dormir las horas necesarias hace que la piel esté más descansada, tersa y brillante, ya que las células se regeneran con más facilidad. Además, las bolsas y ojeras disminuirán notablemente.
La falta de sueño hace que la piel aparezca sin brillo, apagada, sin vida, y favorece la aparición de arrugas, ojos hinchados y ojeras. Esto es debido a que al no dormir lo suficiente, aumentan los niveles de cortisol, que descomponen el colágeno y la elastina, por lo que la piel pierde su elasticidad.

4. Alimentación adecuada.

El tipo de alimentación que seguimos es una de las primeras cosas que influye en la piel. Podemos contribuir a mejorar nuestro cutis llevando una alimentación adecuada.
-El aceite de oliva crudo va fantástico, ya que es rico en ácidos grasos omega, lo que es necesario para que tu piel se regenere.
-Aumenta la ingesta de frutas y verduras:
Son alimentos ricos en vitaminas E y C. Estas vitaminas constituyen los principales antioxidantes para la piel.
La vitamina C contribuye a la formación de colágeno, lo que se traduce en una disminución de aparición de arrugas. La encontrarás en los cítricos, kiwis, fresas, tomates, coliflor...
La vitamina E es un potente antioxidante que protege el tejido corporal del daño causado a las células por los radicales libres. Juega un papel importante frente al envejecimento. La encontrarás en el aceite de oliva, almendras, avellanas, hortalizas de hoja verde como el brócoli y las espinacas, cereales...
-Alimentos ricos en zinc también estimulan tu piel, ya que combate el envejecimento  y aumenta la retención de agua en la misma. Lo encontrarás en alimentos como el cordero, la ternera, ostras, cacahuetes...
-Evita bollería industrial, fritos y embutidos.
Un exceso de carbohidratos hacen que tu cuerpo produzca insulina lo que puede perjudicar el colágeno y acelerar las arrugas.

Para las pieles secas: aumenta el consumo de alimentos ricos en Omega 3, que encontrarás en algunos pescados como el salmón, yema de huevo, nueces, almendras, fresas, piña, lechuga...

Para pieles grasas: aumenta el consumo de alimentos ricos en vitamina A. La encontraras en huevos, frutas y vegetales de color naranja y amarillo, como zanahorias, mangos, naranjas...
También aquellos que contengan ácido fólico como vegetales de hoja verde, lentejas, espárragos, cítricos..

Con estos sencillos hábitos notarás cómo tu piel está más hidratada, descansada y radiante.

¡Que tengáis un buen día!


¿Te ha gustado? pues suscríbete aquí y cada vez que publique algo nuevo te llegará por email. ¡Es gratis!


Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Siguenos en Blogger

No hay comentarios:

Publicar un comentario