lunes, 28 de marzo de 2016

Colorete, iluminador y contorneado: dónde aplicar cada uno en los pómulos



Muchas mujeres se lían a la hora aplicar el colorete, el contorno y el iluminador.
Es cierto que todos se ponen en la zona del pómulo pero cada uno de ellos en un punto concreto, por lo que creo que esta entrada puede ayudar a distinguir claramente dónde ponernos cada uno de estos tres productos para lograr un buen resultado en nuestro maquillaje.
¡Toma nota!

1. CONTORNO
Consiste en aplicar maquillaje (en polvo o en crema) un par de tonos más oscuro que tu tono de piel en determinadas zonas del rostro para generar o potenciar sombras en él.
En esta entrada voy a centrarme únicamente en la zona de los pómulos, ya que quiero distinguir dónde aplicar cada uno de los tres productos en esta parte del rostro, pero próximamente publicaré otra entrada en la que hablaré íntegramente sobre el contorneado (contouring).

Para contornear los pómulos y resaltarlos me gusta mucho utilizar polvos compactos, ya que el resultado queda más suave y natural, pero también puedes hacerlo con productos en crema, eso ya es según el gusto de cada una. Eso sí, utilices lo que utilices, es importante que sea de acabado MATE, ya que se trata de hacer que parezca que hay sombras en partes del rostro donde no las hay, por lo que, es imprescindible que lo que utilices para ello no tenga brillos, ya que buscamos un resultado muy natural.
Mírate en el espejo y sonríe un poquito con la boca cerrada, poniendo los labios como haciendo un mohín. Verás cómo se marcan tus pómulos. Con una brochita de contornear coge un poco de polvos (o producto en crema si lo prefieres) y aplícalos justo encima de la zona que aparece hundida, pero sólo hasta justo debajo del iris. Fíjate en el dibujo:

No debes aplicar los polvos donde se te marque la sombra, sino un poquito más arriba. Mira el dibujo.

Difumina bien para que no quede muy evidente y parezca que hay una sombra en esa zona. Este gesto hará que tus pómulos parezcan más marcados.






2. ILUMINADOR.
Con el iluminador buscamos atraer la luz a determinadas zonas del rostro. En esta entrada, como ya he dicho, voy a centrarme en la zona del pómulo, pero si queréis saber en qué otras zonas se aplica, podéis verlo en el siguiente enlace:

El iluminador se aplica en la parte más alta de los pómulos. Fíjate en el dibujo:



Puedes utilizar iluminadores en polvo, fluidos o en crema. No te pases poniendo demasiado producto, se trata de dar un toque de luz sutil.



3. COLORETE.
El colorete da buena cara al rostro, es importante no olvidarnos de él cuando nos maquillemos, ya que el resultado cambia considerablemente.
La zona en la que se aplica el colorete de forma general es sobre las manzanitas.Y digo "de forma general" porque también podemos utilizar el colorete para corregir visualmente la forma de nuestro rostro. Para saber cómo, puedes pinchar en el siguiente enlace:
Cómo aplicar el colorete según la forma de tu rostro

Para saber el lugar correcto en el que poner el colorete, sólo tienes que sonreír un poquito con la boca cerrada, verás como sobresalen las mejillas. Es ahí donde debes poner un poquito de rubor para dar un toque de buena cara de forma instantánea.







En el siguiente dibujo puedes ver los tres:



Bien aplicados, el resultado es espectacular.

Ahora sólo tenemos que ponerlo en práctica.
¡Espero que os haya servido!



¿Te ha gustado? pues suscríbete aquí y cada vez que publique algo nuevo te llegará por email. ¡Es gratis!


Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Siguenos en Blogger

No hay comentarios:

Publicar un comentario