miércoles, 13 de abril de 2016

Serum facial: qué es, para que se utiliza y cómo aplicarlo.


Muchas mujeres tienen dudas sobre lo que es el serum y cómo y cuándo aplicarlo.
Por ello, vamos a profundizar un poco en este producto que aporta numerosos beneficios a la piel.
El serum es un concentrado cosmético que se utiliza conjuntamente con la crema hidratante. Contiene principios activos muy potentes que llegan a las capas más profundas de la piel, a diferencia de la crema, que lo hace en las capas más superficiales. Gracias a ello proporciona una hidratación muy profunda.


Existen muchos tipos para tratar diferentes problemáticas. Los hay reafirmantes, antiedad, para devolver la luminosidad al rostro, reparadores, para combatir la deshidratación, eliminar las manchas, reparar el daño solar, con efecto lifting...
Gracias a su alta concentración nos permite obtener resultados más visibles en menos tiempo.



Es recomendable utilizarlo a partir de los 30 años, que es cuando empiezan a surgir en la piel los primeros signos de envejecimiento.

¿Cómo y cuándo utilizarlo?
El serum se aplica después haber realizado la limpieza de la piel.


El proceso sería el siguiente:
    -Primero realizamos la limpieza de la piel con un limpiador facial adecuado a tu tipo de piel (leche limpiadora, gel, agua micelar....).
Puedes ver cuál elegir según tu tipo de piel en el siguiente enlace:
Cuidados de la piel según tu edad
    -Después, aplicamos el tónico con un disco de algodón a toquecitos.
    -Ahora que tenemos la piel limpia, nos ponemos el serum (con 2 o 3 gotitas para todo el rostro es suficiente) evitando el contorno de los ojos.
    -A continuación, nos aplicamos el contorno de ojos.
    -Por último, nos ponemos la crema hidratante.

El serum no hidrata, por lo que no es un sustituto de la crema hidratante; debe usarse conjuntamente con ésta.

Se puede utilizar dos veces al día (por la mañana y por la noche), o sólo una. En este último caso, es mejor aplicarlo antes de ir a dormir, que es cuando las células de la piel se regeneran, con lo que los activos actuarán mejor y lograremos mejores resultados.
Su absorción es muy rápida y deja un acabado no graso.


Viene en forma de gel, fluido o emulsión, siempre de textura no grasa y muy ligera para favorecer una rápida absorción.

Su precio es más elevado que el de las cremas hidratantes debido a que incorpora hasta el doble de activos que una crema hidratante, lo que hace que sus resultados se vean en menos tiempo.

Espero haberos ayudado.



¿Te ha gustado? pues suscríbete aquí y cada vez que publique algo nuevo te llegará por email. ¡Es gratis!


Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Siguenos en Blogger

No hay comentarios:

Publicar un comentario