viernes, 29 de abril de 2016

Técnica de contourig


El contouring es una técnica que consiste en aplicar sombras y puntos de luz en determinadas zonas del rostro para conseguir definir, corregir y potenciar nuestros rasgos.
Con ella lograremos que las líneas de nuestro rostro sean más perfectas.
Esta técnica es muy utilizada por famosas como Kim Kardasian y Jennifer López.




El contouring es sencillo de realizar. Basta con hacernos con dos tonos: uno 2 tonos más oscuro que nuestra base de maquillaje, y otro 2 tonos más claro que la misma. Hay que tener claro que los tonos oscuros hunden y los tonos claros resaltan, por lo que jugando con ambos podemos corregir, por ejemplo, unos pómulos poco marcados, una cara demasiado redonda o una nariz torcida.
Importante: el tono oscuro debe ser mate y marrón, no debe tener matices anaranjados, ya que buscamos un resultado natural, queremos que las sombras que dibujemos parezcan parte de nuestro rostro.

Soy partidaria de un contouring natural, suave. Me espanta un resultado recargado y artificial en el que se aplican tantas capas de maquillaje que parece que hayamos sido embalsamadas.

Se pueden utilizar productos en crema o productos en polvo.
Es más sencillo trabajar con productos en polvo, se difuminan fácil y rápidamente, y el resultado es más suave y natural, no enmascaran la piel. Si prefieres trabajar con productos en crema debes difuminar muy bien ambos tonos con mucha paciencia.
Utiliza para aplicarlos una brocha de corte biselado o una brocha adecuada para contornear.



¿Cómo realizar esta técnica?
Es imprescindible tener luz frontal, para evitar sombras en nuestro rostro.
Aplícate, previamente, tu base de maquillaje habitual y tu corrector de ojeras.
Vamos a empezar:

Primer paso: ILUMINAR.

 Aplicamos el tono claro para iluminar y atraer la luz en las zonas siguientes:
Dibujo 1
1. El centro de la frente.
Pon un poco en el centro de la frente.
(Si tu frente es muy estrecha, ilumina el centro de la frente y sube un poco más arriba).

2. El puente de la nariz.
Si tienes una nariz muy larga aplica el tono claro en el puente de la nariz, pero hasta más o menos la mitad.

Si, en cambio, tu nariz es muy corta aplica el tono claro sobre todo el puente de la nariz.



3. El hueso del pómulo.
Traza una línea que vaya desde el final del ojo hasta la aleta de la nariz y desde la aleta de la nariz hasta el lagrimal del ojo. El triángulo que se forma será la zona en la que poner el tono claro. Fíjate en el dibujo 1.

4. El arco de cupido.

5. En el centro de la barbilla.

Segundo paso: OSCURECER

 Aplicamos ahora el tono oscuro. Según la zona en la que lo apliquemos lograremos disimular y corregir determinadas imperfecciones.

1. Debajo de los pómulos hasta la mitad de la mejilla.
Esto potenciará la sombra natural de esa zona, con lo que resaltaremos el pómulo. Es perfecto si tienes unos pómulos poco marcados o la cara muy redonda.
Mírate en el espejo y sonríe un poquito con la boca cerrada, poniendo los labios como haciendo un mohín. Verás cómo se marcan tus pómulos. Con una brochita de contornear coge un poco de polvos (o producto en crema si lo prefieres) y aplícalos un pelín por encima de la zona que aparece hundida, pero sólo hasta justo debajo del iris. Fíjate en el dibujo

Aplica ahora el tono claro en la zona del pómulo que te explico más arriba y notarás cómo el pómulo destaca.

2. En la parte alta de la frente
Si tienes la frente muy ancha, con este toque lograrás acortarla ópticamente. Pon, además, el tono claro sólo en la parte baja de la frente, no subas demasiado para no destacarla.



3. En los laterales de la nariz, para afinarla y hacer que parezca más recta.
Si tu nariz es muy ancha o quieres hacer que parezca más recta aplica el tono oscuro en los laterales de la misma, e incluso en las aletas si quieres afinarlas.



4. En la punta de la nariz, para acortarla si ésta es muy larga.



5. Según la forma de tu rostro:
El rostro perfecto es el ovalado, con lo que corregiremos buscando dar esa forma a nuestro rostro.

-rostro redondo. Aplica el tono oscuro en los laterales de la frente y del maxilar, para tratar de ovalar un poquito la forma del rostro.


-rostro triangular. En rostros que tengan la barbilla más prominente se tendrá que aplicar el tono oscuro en el pico, para conseguir el efecto óptico de acortarla.


-rostro cuadrado. Aplicamos el tono oscuro en las zonas laterales de la frente y de la mandíbula, para "redondear" el rostro.

 

-rostro alargado. En este caso, haremos la corrección en la parte alta de la frente y en la barbilla, para ovalar un poquito el rostro.




6. Correcciones de papada.
Aplica la parte oscuro justo debajo del hueso de la mandíbula para dar profundidad. Si quieres potenciarlo, puedes aplicar el tono claro justo encima de la línea de la mandíbula.


Tercer paso: DIFUMINAR

Ahora debemos difuminarlos bien.
Si utilizaste productos en crema tendrás que incidir más en este paso.
Recomiendo empezar a difuminar por el tono claro con una brocha tupida. Vete pasando la brocha por la zona muy suavemente y límpiala en el pañuelo de papel para retirar el exceso de producto que va quedando en ella. Repite la operación hasta que el producto quede integrado en la piel.
Haz lo mismo con el tono oscuro. Con la brocha limpia vete suavizando los cortes y limpiando la brocha en el papel para quitar los excesos que se van quedando en ella.

Y eso es todo. ¡Ahora sólo hay que practicar!

¡Feliz fin de semana!



¿Te ha gustado? pues suscríbete aquí y cada vez que publique algo nuevo te llegará por email. ¡Es gratis!


Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Siguenos en Blogger

No hay comentarios:

Publicar un comentario